Está pendiente el registro del dominio. Vuelve a comprobarlo en una hora
Fecha de publicación: 26-abr-2021

Josep Guasch, coaching y psicoterapia

La comida compulsiva y el anhelo de adelgazar.

El sobrepeso hace años que dejó de ser un problema exclusivamente estético. De hecho la OMS, en el 2017 cifró en unos 3 millones de personas que fallecen al año por problemas de obesidad. A esto podemos añadir los trastornos alimentarios, bulimia, anorexia, comer compulsivamente etc.

En la mayoría de casos, adelgazar no es solamente una cuestión de voluntad para seguir una dieta. Es más bien que la aparente hambre física no es tal. Es más bien un hambre emocional. Cuando la comida sustituye una carencia importante, la cuestión ya no es tanto perder peso. Es hallar la causa que subyace para, así, satisfacer de otro modo esta falta interior.

Así pues adelgazar para situarnos en nuestro peso ideal tiene también un componente emocional. Algunas personas comen por ansiedad, por nervios, estrés, pequeña o gran depresión, problemas cotidianos etc. Otras personas probablemente engordan a causa de heridas emocionales de la infancia. Estas heridas del niño interior se reactivan al contacto con problemas actuales. De este modo crean un malestar interno que se “alivia” momentáneamente con la comida.

Si quieres saber más puedes seguir el siguiente enlace.
Obtener presupuesto
Se ha enviado el mensaje. Pronto nos pondremos en contacto contigo.